Noticias sobre deporte y salud

Salud y deporte

National Geographic señala que al año se producen más de 448 millones de toneladas de plástico, lo que plantea una serie de problemas porque el plástico no se descompone y, a menudo, tampoco se recicla.

Solo en EE. UU. se estima que alrededor de 1,000 millones de cepillos de dientes terminarán en vertederos cada año.

Este plástico no solo va a la tierra sino también a los océanos. Ahora se cree que hay 5,25 billones de piezas de desechos plásticos en el océano y la vida marina está directamente afectada. Casi un millón de aves marinas y 100,000 criaturas marinas mueren por ingestión de plástico anualmente y esas fueron solo las que se encontraron.

Además, algunos productos de plástico como pajitas y cepillos de dientes son difíciles si no imposibles de reciclar.

¿Qué es un cepillo de dientes de bambú?

 

Los cepillos de dientes de bambú son una alternativa ecológica en comparación con sus contrapartes de plástico. El bambú es un recurso renovable y sostenible que ayuda a reducir los desechos plásticos del medio ambiente.

Los cepillos de dientes de bambú son similares a cualquier otro cepillo de dientes manual que se encuentre en el mercado. Tienen un mango y cerdas para eliminar los restos de comida y la placa de los dientes. La diferencia clave entre los cepillos de dientes de bambú y los de plástico es el material utilizado para hacer el mango.

Aunque los cepillos de dientes de bambú pueden parecer un artículo nuevo y ecológico, en realidad, son uno de los cepillos de dientes más antiguos. Como señala la Biblioteca del Congreso, los primeros cepillos de dientes de cerdas se inventaron en China en el siglo XV y presentaban cerdas de pelo de jabalí y mangos de bambú.

Si bien es más probable encontrar cepillos de dientes con cerdas de nylon, algunos todavía cuentan con cerdas hechas de pelo de jabalí.

¿Es el bambú realmente ecológico?

 

Al elegir un material en el cepillo de dientes es importante ver las características que ofrece el bambú. Las plantas de bambú crecen rápidamente, necesitan poco cuidado y pueden prosperar sin fertilizantes ni pesticidas.

Cuando se usa en su forma cruda, como la forma de un mango de cepillo de dientes, el bambú tiene una huella ecológica considerablemente menor en comparación con el plástico.

Además, el bambú es biodegradable y, dependiendo del material con el que están elaboradas las cerdas, se puede utilizar como abono enterrando el cepillo en tierra fértil.

También se pueden encontrar formas de reutilizar creativamente los mangos del cepillo de dientes como convertirlos en marcadores de plantas para el jardín.

Uso y cuidado de un cepillo de dientes de bambú

 

Se puede usar un cepillo de dientes con mango de bambú de la misma manera que se utiliza un cepillo de dientes de plástico. Al elegir el cepillo de dientes es importante prestar mucha atención al tamaño de la cabeza, la forma del mango y el tipo de cerdas.

Idealmente, se suele elegir un cepillo con cerdas suaves y con un cabezal de cepillo que se ajuste cómodamente a la boca, además el mango debe ser fácil de sostener.

Asimismo, es una buena idea reemplazar los cepillos de dientes de bambú tan a menudo como se reemplazaría cualquier otro tipo de cepillo de dientes. Habitualmente se recomienda obtener un nuevo cepillo de dientes cada tres o cuatro meses o una vez que se vea deshilachado o daños en las cerdas. Cambiar el cepillo de dientes viejo por uno nuevo ayudará a mantener los dientes lo más limpios posible.