La pérdida de piezas dentales puede ser una auténtica tragedia para una persona con una vida activa. La convivencia social, el día a día laboral y hasta la relación con amigos y familiares corre riesgo de verse afectada, pues la persona se siente vulnerable, pierde seguridad y sufre molestias. Por fortuna, ya existen soluciones revolucionarias para quienes la idea de perder una sola pieza es simplemente aterradora, y mejor aún, para aquellos a quienes contusiones y accidentes les han hecho vivir en carne propia esta pesadilla. El dilema será elegir la opción más adecuada para cada caso.

Reposición: ¿Móvil o fija?

Quienes han perdido piezas, sin importar si son una o varias, deben someterse a un tratamiento reconstructivo con un especialista con experiencia en esta rama, ya que son ellos quienes pueden encargarse de fabricar y colocar prótesis fijas o móviles. La solución que generalmente se te ofrecerá es la del uso de prótesis móviles, que son básicamente puentes “de quita y pon” que se sujetan de las piezas adyacentes que se conservan con ayuda de ganchillos de metal. Una alternativa más moderna es la colocación de implantes, que quedan fijos al sujetarse del hueso como lo hacen los dientes naturales.

Sopesando ventajas y desventajas

Los puentes son menos costosos que los implantes y, en muchos consultorios, se consideran la norma cuando se trata de reponer menos de 5 piezas. Son prácticas, pero por lo regular pierden ajuste y se deforman con el uso, por lo que deben renovarse después de cierto tiempo para recuperar la funcionalidad y la buena apariencia. Otro detalle a considerar es que los ganchillos de sujeción que utilizan los hacen ciertamente incómodos, además, aumentan la incidencia de heridas superficiales por roce y pueden promover reacciones alérgicas debido a su composición metálica. Hay que recordar también que, casi en todos los casos, es necesario limar los dientes próximos al área afectada con el fin de que el puente se adapte lo mejor posible a la cavidad bucal.

Por otra parte…

Los implantes (en particular los más modernos que utilizan zirconio en vez de metal) son más costosos que los puentes, pues requieren de la intervención del tejido blando y el hueso. No obstante, el tratamiento en general es indoloro y ofrece múltiples ventajas. Aunque la encía se someterá a lo que parece un trauma importante, la intervención es casi tan rápida como una extracción y la recuperación es breve y simple. Después de la colocación, la pieza quedará fija en su sitio sin evidencia alguna de que se trata de una prótesis. La máxima fijación y la buena apariencia que producen los implantes dentales de zirconio hacen que el procedimiento sea el preferido a la hora de reconstruir dentaduras completas, sin embargo, nada impide que eches mano de ellos para reponer desde una sola pieza.

¿Cuál debería elegir?

Ambas técnicas son viables y te serán de gran ayuda. Lo importante es pensar en ciertos factores decisivos, como puede ser tu predisposición a las alergias. También es bueno tomar en consideración el tema de la comodidad, pues si no quieres lidiar con aparatos móviles en tu boca, la opción a elegir es clara. Para tener una visión más amplia de las ventajas y desventajas de un sistema y otro, acércate a los especialistas de la Clínica Muller ubicada en Valencia. Ellos cuentan con la preparación necesaria para la aplicación de un implante dental de zirconio, pero también, ofrecen otras soluciones que pueden ser muy adecuadas para tus necesidades y presupuesto. Solicita una consulta ahora y vuelve a sonreír con tanta o más vitalidad que en el pasado.

Imagen cortesía de www.estilo.uol.com.br. todos los derechos reservados.