Noticias sobre deporte y salud

Salud y deporte

Es conocido que los ejercicios y entrenamientos intensos afectan al sistema inmune. Un nuevo estudio de Inglaterra sugiere que los suplementos que contienen el alga Chlorella pyrenoidosa podrían ayudar.

Los datos publicados en el European Journal of Nutrition indican que la suplementación con 6 gramos de chlorella al día durante un periodo de entrenamiento intenso condujo a efectos beneficios sobre la IgA secretora (sIgA), un anticuerpo que es importante para el funcionamiento del sistema inmune.

“La suplementación diaria con chlorella fue capaz de incrementar la concentración de sIgA y la tasa de secreción salival en reposo”, escribieron Corinna Chidley y Glen Davison del Endurance Research Group del School of Sport and Exercise Sciences en la Universidad de Kent.

“En conjunto con estudios previos, ahora hay pruebas sustanciales para demostrar que la chlorella puede mejorar la sIgA salival. Sin embargo, según el presente estudio parece que sería necesario un periodo de suplementación más largo para que se tradujera en protección contra las infecciones de las vías respiratorias altas y reducción de los síntomas.

Detalles del estudio

 

La chlorella fue una de las primeras algas que se cultivaron para fines de suplementación alimenticia. La producción industrial de la clorela empezó en Japón poco después de la Segunda Guerra Mundial.

En este nuevo estudio, los investigadores reclutaron 26 personas con una edad media de 29 años para que participaran en su estudio. Los voluntarios fueron asignados aleatoriamente para que recibieran 6 gramos diarios de chlorella o placebo durante 6 semanas. Durante la cuarta semana del estudio ambos grupos realizaron dos días de entrenamiento intensivo y se evaluaron sus respuestas inmunes.

Los datos demostraron que no hubo cambios significativos en la concentración de sIgA en la saliva en reposo para el grupo de placebo en ningún momento durante las seis semanas del estudio. Sin embargo, las concentraciones aumentaron en el grupo de chlorella desde el primer día de ejercicio intenso en la cuarta semana del estudio.

“Cabe destacar que la concentración de sIgA en reposo no aumentó significativamente antes o durante el periodo de entrenamiento intensivo, pero pareció aumentar en las semanas posteriores”, escribieron. “Por ello, es posible que el beneficio fuera más evidente con un periodo de suplementación mayor (p. ej. si el entrenamiento intensivo empezara después de 5 o 6 semanas en lugar de a la cuarta semana de la suplementación) y sería factible que se tradujera en un mayor efecto sobre los resultados en los síntomas de las vías respiratorias altas. Aún así, se necesita investigación adicional”.

Sobre los mecanismos de acción y bioactivos potenciales, Chidley y Davison observaron que las glicoproteínas y polisacáridos específicos o complejos de proteínas/polisacáridos que se encuentran en la chlorella tienen propiedades inmunoestimulantes y se ha informado anteriormente de que estimulan la función del sistema inmune.

Referencias

Chidley C, Davison G. The effect of Chlorella pyrenoidosa supplementation on immune responses to 2 days of intensified training. Eur J Nutr. 2018 Oct;57(7):2529-2536.