Efectos de la música en nuestro cerebro

La música afecta a muchas áreas diferentes del cerebro y por ello  afecta nuestra vida cotidiana y nuestra manera de ser. Todo el mudo escucha música de una manera u otra, por lo tanto a todo el mundo le afecta.

 

  1. Feliz / triste, la música afecta afecta de diferente manera a distintas personas:

 

Por lo general, se puede saber si una pieza de música es particularmente feliz o triste, pero esto es sólo una idea subjetiva de cómo nos hace sentir. De hecho, nuestro cerebro realmente responden de manera diferente a la música feliz y triste.

Incluso las piezas cortas de música alegre o triste nos pueden afectar. Un estudio mostró que después de escuchar una breve pieza de música, los participantes fueron más propensos a interpretar una expresión facial de  felicidad  o tristeza, que coincidía con el tono de la música que escuchaban.

Otra cosa que es realmente interesante acerca de cómo nuestras emociones se ven afectadas por la música es que hay dos tipos de emociones relacionadas con la música: las emociones percibidas y emociones sentidas.

Esto significa que a veces podemos entender las emociones de una pieza de música sin llegar a sentir, lo que explica por qué algunos de nosotros encontramos la música triste, agradable, más que deprimente, en cambio otras personas al contrario.

 

  1. Nuestras gustos musicales pueden predecir nuestra personalidad:

 

En un estudio de parejas que se hizo , mirando las diez mejores canciones favoritas de cada uno, se hicieron predicciones bastante fiables en cuanto a los rasgos de personalidad del oyente.

El estudio utilizó cinco rasgos de personalidad para el examen: apertura a la experiencia, la extraversión, amabilidad, responsabilidad y estabilidad emocional.

Curiosamente, algunos rasgos se predijeron con mayor precisión basado en los hábitos de escucha de algunas personas que otras. Por ejemplo, la apertura a la experiencia, la extraversión y la estabilidad emocional eran los más fáciles de adivinar correctamente. Escrupulosidad, por otra parte, no era una característica obvia basada en el gusto musical.

 

Los fans de la música Blues tienen una alta autoestima, son creativos, extrovertidos, apacibles y tranquilos.

Los amantes del jazz tienen una alta autoestima, son creativos, extrovertidos.

Aficionados a la música clásica tienen una alta autoestima, son creativos, introvertidos.

Los fans del rap tienen una alta autoestima y son extrovertidos.

Aficionados a la ópera tienen una alta autoestima y son creativos.

Los fans del reggae tienen una alta autoestima, son creativos, sociables y amables.

 

Por supuesto es muy difícil de generalizar, pero la música afecta si somos de una manera u otra.

 

  1. La música nos puede distraer de manera significativa durante la conducción (contrariamente a la creencia común).

 

Otro estudio realizado en adolescentes y adultos jóvenes se centró en cómo su conducción se ve afectada por la música.

Los conductores se pusieron a prueba mientras escuchaban su propia música, y también en silencio.

Parece ser que escuchar música es mejor para una conducción segura debido a la concentración y atención.

 

 

 

  1. La formación músical puede mejorar significativamente las habilidades motoras y de razonamiento.

 

Generalmente asumimos que el aprendizaje de un instrumento musical puede ser beneficioso para los niños, pero es realmente útil en más formas de lo que podríamos esperar. Un estudio mostró que los niños que tenían tres o más años de formación musical obtuvieron mejores resultados que los que no aprenden un instrumento, en las capacidades de discriminación auditiva y la motricidad fina.

También obtuvieron mejor resultado en vocabulario, razonamiento verbal  y habilidades que implican la comprensión y análisis de la información visual, tales como la identificación de relaciones, similitudes y diferencias entre las formas y patrones.

 

Estas dos áreas en particular se quitan bastante desde la formación musical como lo imaginamos, por lo que es fascinante ver cómo aprender a tocar un instrumento puede ayudar a los niños a desarrollar una amplia variedad de habilidades importantes.

 

  1. La música clásica puede mejorar la atención visual

 

No son sólo los niños los que pueden beneficiarse de la formación musical o la audición sonora. Los pacientes con ictus observaron una mejoría de la atención visual mientras se escucha música clásica.

 

El estudio también trató con  ruido blanco y  silencio para comparar los resultados, y encontró que el silencio dio lugar a las peores puntuaciones.

 

Debido a que este estudio fue tan pequeño, se debe seguir explorando para la validación de las conclusiones, pero parece muy interesante cómo la música y el ruido puede afectar a los otros sentidos y habilidades.

 

  1. La música nos ayuda en el ejercicio

 

La investigación sobre los efectos de la música durante el ejercicio se ha hecho durante años. En 1911, un investigador estadounidense, Leonard Ayres, se encontró que los ciclistas pedaleaban más rápido cuando escuchaban música que cuando estaban en  silencio.

Esto sucede porque escuchar música puede ahogar los gritos de fatiga de nuestro cerebro. A medida que nuestro cuerpo se da cuenta que estamos cansados ​​y quiere dejar de hacer ejercicio, envía señales al cerebro para hacer un descanso. Escuchar música compite por la atención de nuestro cerebro, y nos puede ayudar a anular esas señales de fatiga, aunque esto es sobre todo beneficioso para el ejercicio de baja y moderada intensidad.

No sólo podemos luchar con el dolor cuando escuchamos música, sino que  en realidad nos puede ayudar a que utilicemos nuestra energía de manera más eficiente. Un estudio de 2012 demostró que los ciclistas que escucharon música requieren 7% menos de oxígeno para hacer el mismo trabajo que los que pedalean en silencio.