El 92% de los accidentes entre los mayores se deben a caídas. Bien sea en casa, en la calle, haciendo las tareas cotidianas, por descuidos… el caso es que una caída puede suponer un grave problema para el anciano que la sufre o derivar incluso en fallecimiento en los casos más complejos.

Por ello, si te encargas de cuidar a personas mayores, siempre es conveniente prevenir estas situaciones, ya que nos puede ayudar a evitar algún susto y males menores.

G2J_RincondelCuidador_1_evitar-caidas-ancianos

Imagen: Can Stock

Consejos para evitar las caídas en el hogar

Escaleras: disponer de barandilla, pasamanos, suelo antideslizante y evitar subir con mucho peso que pueda hacer perder el equilibrio. Encender siempre la luz para no tropezar o equivocarse con las sombras.

Baño: si la persona mayor tiene dificultades de movimiento, es recomendable sustituir la bañera por una ducha, en el caso de que ya no se haya hecho para evitar caídas. Poner bandas antideslizantes para evitar resbalones. Usar barras para agarrarse, un espacio donde sentarse y alfombra para no resbalar al salir de la ducha. Especial atención a las estufas y enchufes en mal estado en las zonas húmedas de la casa.

Cocina: evitar elementos en el sueño o armarios con los que tropezarse. Intentar que cuchillos  y elementos punzantes estén en cajones y espacios cerrados. Poner elementos antideslizantes en el suelo si es necesario para evitar que los ancianos tropiecen y se caigan.

Luz adecuada: no es extraño que la gente mayor no reponga las bombillas que se estropeen o las tengan desconectadas para ahorrar en el consumo de electricidad. Más que nunca, cuando son mayores es importante contar con una buena iluminación, sobre todo en espacios con escaleras, salidas a patios, terrazas, pasillos…  Si no es así, sería recomendable poner más interruptores para evitar tener que andar a oscuras para encender lámparas.

Vivienda adaptada: los familiares y cuidadores de las personas mayores han de procurar que la vivienda esté adaptada a las nuevas condiciones de vida de la persona mayor. Evitar alfombras, suelos deteriorados o muy deslizantes, puertas o ventanas estropeadas, elementos de apoyo muy viejos que puedan fracturarse y provocar caídas, evitar almacenamiento innecesario de objetos en espacios angostos, pasillos, accesos…

Consejos para evitar las caídas en la calle

Calzado: usar calzado adecuado, cómodo y que permita caminar sin dificultades añadidas. Evitar tacones, zapatos muy prietos o no habituales para evitar perder el equilibrio o tropiezos.

Horas del día: mejor salir en las horas de luz que de noche y siempre que la climatología lo permita, evitando suelos lluviosos, nieve, niebla, heladas… Los resbalones y las caídas en ese estado están a la orden del día.

Usar apoyo: usar bastón, muletas o elementos de apoyo para mantener el equilibrio. Si es necesario salir con un acompañante, no hacerlo cuando el cuidador no esté.

Respetar señales y zonas de paseo: Utilice los pasos de cebra para evitar los escalones de las aceras. Evitar pasear por zonas mal asfaltadas, en obras, con bordillos grandes y lugares de difícil acceso.

¿Te resultan comunes estas situaciones? ¡Ayúdanos a completar esta lista y así podremos evitar caídas y accidentes innecesarios de las personas que más queremos!