Noticias sobre deporte y salud

Salud y deporte

Los complementos alimenticios contribuyen a superar de manera puntual los déficit en vitaminas o aminoácidos.

 

Los complementos nutricionales son una fuente concentrada de nutrientes u otras sustancias alimenticias autorizadas que tienen un efecto nutricional o fisiológico. Pueden contener vitaminas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos, fibras, plantas o probióticos y se comercializa en muy variadas presentaciones. Desde cápsulas, pastillas y grageas hasta viales y píldoras pasando por gominolas y chicles.

 

La finalidad de estos productos es “complementar” la alimentación cuando es deficitaria en algún nutriente esencial. Lo que sucede es que en determinados momentos no seguimos una dieta correcta o nuestro cuerpo necesita una ayuda extra, como durante una convalecencia, o en períodos tan naturales como el embarazo y la lactancia.

 

Cuando se recurre a estos productos, debemos inferir las cantidades justas y necesarias.

 

¿De qué están compuestos?

 

  • Vitaminas.
  • Minerales.
  • Fibra.
  • Aminoácidos
  • Ácidos grasos esenciales
  • Probióticos
  • Plantas

 

Carencias habituales por edad y estilo de vida

 

  • Niños menores de 5 años: vitamina A, vitamina C y vitamina D.
  • Niños de 10-12 años: probióticos y vitaminas para favorecer las defensas inmunitarias y protegerlos de catarros y gripes.
  • Mujeres en edad fértil: ácido fólico y vitamina D, y posiblemente hierro.
  • Personas mayores de 50 años: vitamina D, vitamina B, folato.
  • Ancianos: en caso de debilidad pueden beneficiarse de un suplemento multivitamínico
  • Personas que cubren su piel, tienen la piel oscura o casi no salen de casa: vitamina D.
  • Personas con caída de cabello que precisen de vitaminas para el pelo: L-cisteína, vitaminas del complejo B, zinc, cobre, selenio, hierro.
  • Veganos: vitamina B12, vitamina D2.

 

En la pirámide nutricional

 

Estos preparados no sustituyen una dieta sana y equilibrada que incluya suficientes frutas, verduras, cereales integrales, fuentes de l aporte adecuado de nutrientes para una buena salud.

 

Aunque sí que es cierto que determinados grupos de población – como los antes citados – pueden necesitarlos a pesar de seguir una dieta correcta.

 

Esto ha llevado a que en 2017 las nuevas Guías de alimentación y pirámide nutricional de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria incluyeran en la pirámide alimentaria el consumo ocasional de los complementos alimenticios (vitaminas, minerales, nutracéuticos, alimentos funcionales, etc.) una opción que debe ser analizada por una profesional de la salud que evalúe la necesidad, la frecuencia y la cantidad de ingesta.

 

¿Cuál es tu caso?

 

Mejorar piel, pelo y uñas

 

Los complementos a base de levadura de cerveza, fuente de vitaminas del complejo B, contribuyen a mejorar la salud de la piel y el cabello. También los de germen de trigo tienen un efecto beneficioso en la regeneración de estos tejidos. Otros nutrientes a considerar son el aminoácido L-cisteína y los minerales zinc, hierro, cobre y selenio.

 

Reforzar huesos

 

Tomar suficientes alimentos ricos en calcio puede ser difícil, y los complementos pueden prevenir el desarrollo de una deficiencia de este mineral. Las formas más comunes son el carbonato de calcio, citrato de calcio, gluconato de calcio, fosfato de calcio y lactato de calcio. Si se toman suplementos de magnesio, conviene tomar suplementos de calcio también. El desequilibrio en las cantidades de los dos minerales podría reducir sus efectos beneficiosos.

 

También la vitamina D está indicada para mantener la salud de los huesos y retardar la progresión de la osteoporosis. Contribuye a reducir el riesgo de caídas relacionadas con la inestabilidad postural y debilidad muscular. Las caídas son un factor de riesgo de fracturas óseas en hombres y mujeres a partir de 60 años.

Se trata de una vitamina soluble en grasa que puede ser ingerida con los alimentos o fabricada por el organismo por efecto de la luz solar sobre nuestra piel. La gente con poca exposición a la luz solar con frecuencia decide suplementar su dieta con un aporte extra de vitamina D.

 

Por supuesto existen otros suplementos que apoyan otras necesidades como el bienestar digestivo, unos niveles saludables de colesterol, el estado de ánimo, etc.