A partir de los 30 años, la piel comienza a perder firmeza y elasticidad y se empiezan a apreciar los primeros signos de envejecimiento, como flacidez y pequeñas arrugas. Por suerte, la medicina estética avanza y hoy en día es posible frenar el paso del tiempo y reducir sus efectos.

Con la edad, los cimientos de nuestra piel empiezan a venirse poco a poco abajo. Las fibras de colágeno, encargadas de mantener la tersura y firmeza de la piel empiezan a entrelazarse, la piel empieza a verse flácida y surgen las primeras arrugas.

Muchos son los factores que influyen en la disminución del colágeno: la edad, la genética, la exposición solar, una dieta inadecuada, la mala circulación, la falta de sueño e incluso el estrés pueden acelerar este proceso.

Evitar la flacidez prematura en la piel

Un rostro firme y sin arrugas es el resultado de hábitos saludables y cuidados estéticos. Si estás notando los primeros signos de envejecimiento en tu rostro o quieres evitarlos, puedes empezar a adoptar algunos hábitos saludables:

 

–          El estado de ánimo puede reflejarse en nuestro rostro: el estrés o la ansiedad tienen efectos negativos en la piel. Estar relajada, alegre y vital es de suma importancia para una piel joven y radiante.

–          Los ejercicios y masajes pueden ayudar a conseguir una piel más firme y fuerte, mediante cremas humectantes adecuadas y algunos estiramientos faciales.

–          Una dieta equilibrada y saludable, rica en alimentos antioxidantes y vitaminas es la base para una buena salud y una piel perfecta.

–          Proteger bien la piel de los rayos solares, ya que estos aceleran el envejecimiento y favorecen la aparición de arrugas prematuras.

–          Descansar adecuadamente para que tu piel luzca más fresca y luminosa.

 

Combatir la pérdida de firmeza en el rostro

 

Actualmente, gracias a los avances en medicina estética, contamos con numerosos tratamientos mínimamente invasivos que te ayudarán a recuperar la firmeza y juventud de tu piel. En Barcelona encontrarás una clínica con las máximas garantías: https://heplerbone.clinic/

Mediante la medicina estética facial podemos rejuvenecer nuestro rostro, recuperando su firmeza y elasticidad naturales. Además, estos tratamientos actúan también con función preventiva. Actualmente, los hilos tensores y la mesoterapia facial son dos de las técnicas más demandadas en este campo.

La cirugía estética facial puede solucionar casos más complejos de flacidez y envejecimiento. Por ejemplo, mediante la blefaroplastia podemos conseguir rejuvenecer nuestra mirada eliminando el exceso de piel y de grasa de los párpados, para conseguir una mirada más joven y vital.