El café sin duda es uno de los líquidos que mayormente consumen todas las personas en el mundo, de hecho es uno de los favoritos, no solo por las propiedades y beneficios que pueden aportar, sino que el exquisito sabor que lo caracteriza puede llegar a ser adictivo.

El té por su parte, no se queda tan atrás, pues bien es conocido por todo lo que produce en nuestro cuerpo, aunque suele ser una bebida mucho más ligera, y con un efecto totalmente distinto al que proporciona la cafeína.

El mismo también aporta beneficios a nuestro cuerpo en virtud de las propiedades que posee, y dependiendo del té que elijas tomar, pues cada una de sus variaciones proporciona beneficios característicos de sí mismos.

Sin embargo, hoy hablaremos un poco de estas dos bebidas que siendo estando en los primeros lugares, vamos a comparar un poco, y así lograr determinar que suele ser mejor para ti, si el café o té.

Empecemos por el café y las propiedades que nos proporciona, el mismo nos ayuda a prevenir que algunas enfermedades como el cáncer de mama, próstata, piel o hígado se desarrollen en nuestro cuerpo.

Además de que ayuda que podamos tener una mejor memoria corto plazo, puesto que previene enfermedades como el alzhéimer; y, ayuda y aumenta la eficacia de los analgésicos  en nuestro organismo.

Ahora bien, en cuanto a los beneficios que puede aportarnos el consumir té, se encuentran:

Se han realizado estudios que han logrado verificar que el consumo de té ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer de pulmón, además de que ayuda que la diabetes tipo 1 no se desarrolle en nuestro cuerpo.

El beber el té, también ayuda a que nuestro organismo baje los niveles de estrés, además de que proporciona beneficios dependiendo del té que tomes, si es el té blanco tiene beneficios antioxidantes, y si es el té verde reduce el riesgo de sufrir cáncer de esófago.

Efectos negativos

Uno de estos efectos que resultan bastante conocidos es que ambos manchan los dientes, también pueden llegar elevar los niveles de ansiedad.

En particular el té contiene una gran cantidad de tanino, lo que puede producir anemia, asimismo, el café también puede llegar a causar el colesterol malo, si el mismo se consume sin filtrar.

Así pues, tenemos que son dos bebidas bastante exquisitas, y que contienen beneficios buenos para nuestro cuerpo, aunque siempre hay que tener en cuenta que se disfrutaran de esos beneficios si los consumimos moderadamente, de lo contrario no será tan beneficioso.